3 Transporte del colesterol

3. Transporte del colesterol - Lipoproteínas

Los nutrientes solubles de la digestión (aminoácidos, azúcares y vitaminas solubles) viajan desde el intestino al hígado por la vena porta. Además, el hígado recibe por la arteria hepática oxígeno, hormonas, y nutrientes sistémicos, recibiendo información del contenido soluble de la dieta y de la situación general del organismo; recompone los nutrientes absorbidos de acuerdo con las necesidades sistémicas, y hace las conversiones pertinentes. Una mala dieta le hace trabajar excesivamente; aparte de los problemas digestivos que pueda ocasionar, el hígado es quien principalmente sufre los efectos de una mala dieta.

     El transporte de los lípidos, colesterol y vitaminas liposolubles es mucho más complejo ya que al no ser solubles no pueden ser enviados a la vena porta porque allí producirían rápidamente depósitos de grasa, y deben ser enviados por otro camino. Esta otra vía es el sistema linfático. Entre las funciones del sistema linfático hay que destacar dos: su papel central en el sistema inmune (ver detalles en la sección Sistema inmune), y su papel en el transporte de los lípidos y del colesterol de la dieta.

     Al ser muy insoluble, el colesterol se transporta por la sangre ligado a lipoproteínas plasmáticas, proteínas intracelulares, y para la excreción biliar y la absorción intestinal o en disoluciones micelares.

     La mayor parte del colesterol viaja esterificado en su grupo hidroxilo por un ácido graso (principalmente oleico o linoleico) o como colesterol-sulfato. Las células captan el colesterol de las lipoproteínas rompiendo el enlace éster, y lo reesterifican para integrarlo en sus membranas, pues el colesterol libre no cumple debidamente su función estructural.

Aterosclerosis y daño que hace el colesterol

A pesar de la eficacia de las lipoproteínas, no siempre se puede evitar que una cierta fracción de colesterol precipite sobre las paredes las arterias lo que lleva a aterosclerosis, y que precipite en los conductos biliares produciendo cálculos biliares. El exceso de colesterol favorece la formación de estos depósitos.

Lipoproteínas

Las lipoproteínas transportan los productos hidrofóbicos insolubles en agua (lípidos, colesterol, vitaminas liposolubles, etc) por la sangre, y se clasifican por su densidad. Como los lípidos tienen menor densidad que las proteínas, cuanta mayor proporción de lípidos tenga una lipoproteína menor será su densidad. De acuerdo con este criterio, las lipoproteínas se clasifican en los grupos descritos en la Tabla 1.

Transporte del colesterol de la dieta – Quilomicrones (CM)

El colesterol que se absorbe de la dieta se transporta por el sistema linfático desde las células de la mucosa del intestino (enterocitos) en los quilomicrones (CM), que son las lipoproteínas de menor densidad, fabricadas por los propios enterocitos. Del intestino salen conductos linfáticos que llevan los CM con los productos lipídicos procedentes de la absorción intestinal.

Los conductos linfáticos procedentes del intestino confluyen en el conducto torácico que se une al torrente sanguíneo cerca de la entrada de la vena cava superior, donde el contenido de la linfa pasa a la circulación sanguínea sistémica. La mezcla no crea problemas de solubilidad, pues la turbulencia que se produce en el corazón provoca la emulsión de los CM. La sangre sale del corazón desde el ventrículo derecho que va directamente a los pulmones, de forma que son éstos los órganos primariamente receptores de los lípidos y del colesterol de la dieta. La sangre sale del corazón por la arteria aorta y reparte el contenido de los CM por los diversos tejidos, que absorben este colesterol sin haber pasado aún por el hígado. Sin embargo, quedan restos de su contenido lipídico en los CM que a partir de ahí se denominan remanente de quilomicrones (CMR). Éstos llegan finalmente al hígado por la arteria hepática. El hígado absorbe este colesterol, que actúa regulando fuertemente la síntesis hepática de colesterol.

Lipoproteínas hepáticas

Las lipoproteínas de baja densidad, o LDL (Low Density Lipoproteins) son remanentes de IDL (lipoproteínas de densidad intermedia), las cuales son a su vez remanentes de VLDL (lipoproteínas de muy baja densidad). Las VLDL se fabrican en el hígado.

     El hígado fabrica colesterol y ácidos grasos, principalmente a partir de hidratos de carbono; con los ácidos grasos fabrica triglicéridos y fosfolípidos, y exporta todos estos productos, en su mayor parte en las lipoproteínas VLDL, que contienen principalmente los triglicéridos endógenos (55-65%), colesterol (20%) y fosfolípidos (15%), siendo su fracción proteica sólo el 5-10%. Durante su recorrido por la sangre su contenido lipídico y algo de colesterol se transfieren a los tejidos (y en parte también a las lipoproteínas HDL). Así las VLDL aumentan su densidad, y se convierten progresivamente en IDL y LDL. En esta cadena de conversión la proporción de colesterol va aumentando hasta llegar a ?45%, mientras que el resto de la fracción lipídica van disminuyendo hasta  ?10% de triglicéridos y ?20% de fosfolípidos; al mismo tiempo la fracción proteica va aumentando hasta ser ?25% en las LDL. Las LDL ceden de su colesterol y sus lípidos a los tejidos, y la fracción proteica que queda es destruida por los macrófagos [1].

HDL

El hígado también fabrica Lipoproteínas de alta densidad, o HDL (High Density Lipoproteins) y las segrega a la sangre. Las HDL contienen pocos lípidos, pero tienen mucha afinidad por el colesterol, y lo recogen de los tejidos y de sus depósitos en las arterias, y las HDL cargadas son recogidas por el hígado para eliminar el colesterol.

     En definitiva, y por lo que atañe al colesterol: el que se produce en el hígado, y el procedente de los CMR recogido por el hígado, se transporta desde allí en las lipoproteínas VLDL, IDL y LDL (principalmente en éstas) a los tejidos para su uso, mientras que el colesterol que se transporta desde los tejidos al hígado para ser eliminado va en las HDL.

Colesterol bueno y malo

Las HDL tienen más afinidad por el colesterol que las LDL, y lo extraen de los tejidos, y de las placas ateroscleróticas conduciéndolo al hígado para eliminarlo. Por el contrario las LDL tienen más afinidad por las proteínas del tejido conectivo de las paredes de las arterias, y pueden desprender allí su colesterol promoviendo la formación de placas. Estas propiedades son el motivo de que se llame colesterol malo al asociado a LDL, porque es un indicativo de su aumento en el cuerpo, y de la propensión a formar placas ateroscleróticas, y colesterol bueno al asociado a HDL, porque es el que viaja para eliminarse [2,3].

Valores normales de colesterol y triglicéridos en sangre

Colesterol total: Inferior a 200 mg/dL.  Normal-alto: entre 200 y 240 mg/dL.  Alto: superior a 240 mg/dL.

Colesterol LDL: Normal: inferior a 100 mg/mL.  Normal-alto: entre 100 y 160 mg/dL.  Alto: superior a 160 mg/dL.

Colesterol HDL: Normal (hombre): superior a 35 mg/dL; mujer: superior a 40 mg/dL.

Triglicéridos: Normal: inferior a 150 mg/dL.  Normal-alto: entre 150 y 200 mg/dL.  Alto: superior a 200 mg/dL.

Referencias 

1. Vergès, B. (2009) Lipid disorders in type 1 diabetes. Diabetes & Metabolism, 35, 353-360.

2. Daniels, T. F., Killinger, K. M., Michal, J. J., Wright, R. J. Jr. & Jiang, Z. (2009) Lipoproteins, cholesterol homeostasis and cardiac health. International Journal of Biological Sciences, 5, 474-488.

3. Castelli WP, Garrison RJ, Wilson PW, Abbott RD, Kalousdian S, Kannel WB. (1986) Incidence of coronary heart disease and lipoprotein cholesterol levels. The Framingham Study. Journal of American Medical Association, 256, 2835-2838.

=========================================================================

Capítulo anterior: 2 – Funciones del colesterol

Capítulo siguiente: 4 – Síntesis endógena de colesterol

Volver a Colesterol

Enlaces relacionados de esta página Web:

Sistema inmune

Aterosclerosis

Cálculos biliares

Alimentación y dieta

Nuestros complementos nutricionales NutrHevia

Problemas de salud que podemos atender

Consultorio nutricional del Prof. Meléndez-Hevia

Volver a la página principal